ES/EN

Solo un par de segundos…

5 pasos claves para poner en práctica un proceso de gestión de riesgos

Anabel Castro

9 minutos de lectura

Comparta este artículo

Desde los inicios las empresas han querido garantizar la estabilidad a medida que crecen y la gestión de los riesgos que afectan al negocio es una parte crítica para lograr esta estabilidad. Desconocer los riesgos que pueden afectar al negocio puede resultar en pérdidas para la organización. El desconocimiento de un riesgo competitivo puede resultar en la pérdida de participación de mercado, el desconocimiento del riesgo financiero puede resultar en pérdidas financieras, el desconocimiento de un riesgo de seguridad puede resultar en un accidente, y  la lista podría continuar. 

Muchas empresas cuentan con recursos dedicados a la gestión de riesgos; desde solo un administrador de riesgos, un pequeño equipo, hasta un departamento completo. Y estos son quienes se encargan de monitorear la organización y su entorno, al observar los procesos comerciales que se siguen dentro de la empresa y los factores externos que pueden afectar de una forma u otra.

Una empresa que puede predecir un riesgo siempre tendrá ventaja. La gestión de riesgos permite a las organizaciones actuar de forma proactiva para mitigar las vulnerabilidades antes de que se produzcan daños importantes.

Es por eso, que al momento de iniciar cualquier proceso de planificación de un proyecto, una de las primeras preguntas en las que se debe pensar es: ¿qué puede salir mal?

Suena un poco negativo, pero los gerentes de proyectos pragmáticos saben que este tipo de pensamiento es principalmente preventivo. Inevitablemente surgirán problemas al momento de su implementación y se necesitará una estrategia de mitigación para saber cómo administrar los riesgos al planificar el proyecto.

Pero, ¿cómo trabajar para resolver lo desconocido? Suena como una paradoja filosófica, pero hoy en día existen pasos prácticos que se pueden aplicar.

gestion-de-riesgos

5 pasos en el proceso de gestión de riesgos

El proceso de gestión de riesgos es un marco de 5 pasos básicos aplicable a todas aquellas acciones relacionadas a la gestión de estos riesgos.  

  1. Identificar el riesgo
  2. Analizar el Riesgo
  3. Evaluar o clasificar el riesgo
  4. Tratar el riesgo
  5. Supervisar y revisar el riesgo

Paso 1: Identificar el riesgo

El paso inicial en el proceso de gestión de riesgos es identificar los riesgos a los que está expuesta la empresa en su entorno operativo.

Existen diversos tipos de riesgos:

  • Riesgos legales
  • Riesgos ambientales
  • Riesgos de mercado
  • Riesgos regulatorios
  • Entre otros

Es importante identificar tantos factores de riesgo como sea posible, permitiendo el alcance y visibilidad para todas las partes interesadas de la organización.

Paso 2: Analizar el riesgo

Una vez que se ha identificado el riesgo, es necesario analizarlo. Se debe determinar el alcance, comprender el vínculo entre el riesgo y los diferentes factores dentro de la organización. Para poder determinar la severidad y gravedad es necesario ver a cuántas funciones comerciales afecta. Existen riesgos que pueden paralizar todo el negocio si llegaran a ocurrir, mientras que hay riesgos que solo serán inconvenientes menores en el análisis.

Paso 3: Evaluar el riesgo o evaluación de riesgos

Los riesgos deben clasificarse y priorizarse. La mayoría de las soluciones de gestión de riesgos tienen diferentes categorías de riesgos, según la gravedad del mismo. Un riesgo que puede causar algún inconveniente se califica como bajo, mientras que los que pueden resultar en pérdidas catastróficas se califican como los más altos. Es importante clasificarlos porque permite a la organización obtener una visión holística de la exposición al riesgo en la que se encuentra la organización. El negocio puede ser vulnerable a varios riesgos de bajo nivel y no requerir la intervención de la alta directiva. Por otro lado, solo un riesgo con alta calificación es suficiente para requerir una intervención inmediata.

Hay dos tipos de evaluaciones de riesgos: Evaluación cualitativa de riesgos y Evaluación cuantitativa de riesgos.

Evaluación cualitativa de riesgos

Las evaluaciones de riesgos son inherentemente cualitativas: si bien podemos derivar métricas de los riesgos, la mayoría no son cuantificables. Por ejemplo, el riesgo del cambio climático en el que muchas empresas se están centrando ahora no se puede cuantificar en su totalidad, solo se pueden cuantificar diferentes aspectos.

Evaluación cuantitativa de riesgos

Los riesgos relacionados con las finanzas se evalúan mejor a través de evaluaciones de riesgos cuantitativas. Tales evaluaciones son tan comunes en el sector financiero porque el sector trata principalmente con números, ya sea dinero, métricas, tasas de interés o cualquier otro punto de datos que sea crítico para las evaluaciones. Las evaluaciones de riesgos cuantitativas son más fáciles de automatizar que las evaluaciones de riesgos cualitativas y generalmente se consideran más objetivas.

gestion-de-riesgos

Paso 4: Tratar el riesgo

Cada riesgo necesita ser eliminado o contenido tanto como sea posible. Esto se hace conectando con los expertos del campo al que pertenece el riesgo. En un entorno manual, esto implica ponerse en contacto con todas y cada una de las partes interesadas y luego programar reuniones para que todos puedan hablar y discutir los problemas. El problema es que la discusión se divide en muchos hilos de correo electrónico diferentes, en diferentes documentos y hojas de cálculo, y en muchas llamadas telefónicas diferentes.

En una solución de gestión de riesgos, todas las partes interesadas relevantes pueden recibir notificaciones desde dentro del sistema. La discusión sobre el riesgo y su posible solución puede tener lugar desde dentro del sistema. La alta dirección también puede vigilar de cerca las soluciones sugeridas y el progreso que se realiza dentro del sistema. En lugar de que todos se comuniquen entre sí para obtener actualizaciones, todos pueden obtener actualizaciones directamente desde la solución de gestión de riesgos.

Paso 5: Supervisar y revisar el riesgo

No todos los riesgos pueden eliminarse; algunos siempre están presentes. Los riesgos de mercado y los riesgos ambientales son solo dos ejemplos de riesgos que siempre deben ser monitoreados. Si algún factor o riesgo cambia, debe ser visible para todos. Monitorear los riesgos también le permite al negocio asegurar la continuidad.

Cualquier empresa que desee maximizar la eficiencia de su gestión de riesgos debe centrarse en las evaluaciones. Estas evaluaciones ayudan a comprender verdaderamente sus propias capacidades, fortalezas y vulnerabilidades. Algunas evaluaciones dan como resultado mayor información sobre dónde la empresa necesita mejorar su marco de gestión de riesgos. Es importante hacer una evaluación antes de realizar cambios importantes en el marco de gestión de riesgos.

Las industrias pueden gestionar fácilmente sus riesgos si están dispuesta a aceptar los cambio. Si bien la naturaleza del riesgo puede cambiar, las empresas que se adapten con éxito y se vuelvan flexibles verán un crecimiento. Por eso, lo más inteligente es centrarse en mejorar la eficiencia operativa y mantenerse competitivo. El conocimiento en Interfaz, junto con otras tecnologías, brinda a las empresas la capacidad de identificar,  automatizar y minimizar los riesgos presentados en su organización. Hablemos.

Fuente:

  • The Risk Management Process in Project Management, Steph Ray, febrero, 2021
  • Risk Management Process, Chris Thomas, enero, 2022
  • Value-at-Risk: Theory and Practice, Glyn Holton, enero 2002
Be the 1st to vote.

¿Qué le pareció
este contenido?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase para potenciar su conocimiento

Este sitio utiliza cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los códigos, mejorar la usabilidad, proporcionar funciones de redes sociales y analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre su uso de nuestro sitio con socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado del uso que haga de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa en nuestro sitio web.
ES/EN