ES/EN

Solo un par de segundos…

Infraestructura de TI: gestión para alcanzar objetivos empresariales

Sebastián Ruiz

11 minutos de lectura

Comparta este artículo

Hoy es complejo imaginar que la gran mayoría de empresas puedan operar sin una infraestructura de TI confiable, segura y flexible. Al tener una infraestructura de TI bien estructurada y gestionada con las tecnologías adecuadas, se puede generar escalabilidad en términos de operaciones administrativas, productividad y comunicación.

Alrededor del mundo hay muchas empresas que están implementando en sus estrategias de negocio infraestructuras robustas de TI, pero para poder garantizar el cumplimiento en términos de exigencias de seguridad, flexibilidad y sustentabilidad es necesario llevar a cabo una correcta gestión de la misma. Porque más allá de querer construir una infraestructura moderna, el enfoque debe estar en como administrarla.

En una infraestructura de TI los elementos tecnológicos que hacen posible su desarrollo y funcionamiento, no es lo único importante. Tampoco el conjunto de servicios, dispositivos físicos y aplicaciones de software, entre otros componentes que la integran. Su verdadero valor está en cómo se proyecta y gestiona una adecuada administración, por eso para todas las empresas no puede ser lo mismo. Para que cada organización pueda satisfacer sus necesidades y expectativas, hay que estructurar una infraestructura personalizada y dirigida con sus objetivos.

De cierta forma, las empresas hoy no están teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado. Por eso algunas no han tenido éxito en su intento de transformación, al contar con una infraestructura de TI basada en recursos heredados, centros de datos y redes ineficaces. Les falta de iniciativa para ir más allá de lo evidente adoptando tendencias que impacten positivamente en su negocio. Y deberían considerarlo, entendiendo que el mercado es cada vez más exigente.

Hay que ser realistas, la competencia es cada vez mayor, la tecnología avanza a pasos agigantados y los sistemas y el hardware evolucionan rápidamente. También hay que entender que, si todos en la empresa, sobre todo los encargados de áreas, no se enfocan en comprender la composición de la infraestructura y en saber cómo gestionarla de forma correcta, esto es garantía de que el sistema de TI no cumpla con las exigencias proyectadas. Lo que podría traducirse en un incumplimiento de objetivos empresariales.

Esta es una situación que ninguna empresa quisiera vivir, menos cuando se incurre en inversiones significativas. El desalineamiento sigue siendo una problemática que urge solucionar. Por eso es clave entender que una estrategia en tecnología de la información no avanza sin una infraestructura que la soporte, pero tampoco sin un personal capacitado para gestionarla con propiedad.

¿Cómo hacer una correcta gestión de infraestructura de TI?

Bajo un modelo de gestión exclusivamente orientado al monitoreo y control del rendimiento de la infraestructura. Como cualquier proyecto, se requiere de una debida gestión relacionada con la planeación, organización y definición de las responsabilidades en cuanto al cumplimiento de objetivos de todos los involucrados.

Hay ciertos factores claves que se deben tener en cuenta. Todos enfocados hacia un solo objetivo: lograr la efectividad general de los procesos, datos, recurso humano y equipos. Se trata de ser proactivos y no reactivos. Al administrar la infraestructura correctamente, es posible anteponerse a adversidades o desastres que puedan afectar el rendimiento durante su ejecución, o incluso en periodos posteriores. Una infraestructura de TI en funcionamiento es hoy en día el corazón de una empresa.

Identificación y gestión adecuada de incidentes, emergencias y crisis.

De igual forma, también se deben tener en cuenta factores que pueden afectar negativamente el desarrollo del proyecto como el avance de la tecnología durante la estructuración y ejecución del proyecto, cambios que impacten la seguridad y nuevas dependencias o factores de riesgo que puedan afectar el rendimiento del hardware, software, redes e información.

Las crisis pueden ser costosas para las empresas, desde el punto de vista financiero, pero también en términos de imagen y reputación. Una gestión integral es garantía de poder sortear las crisis con éxito. Por esto es indispensable contar además con una gestión integral de incidentes en la infraestructura de TI, pero para esto es necesario entender la diferencia entre incidente, emergencia y crisis. ¿Cómo identificarlos?

Los incidentes están al comienzo de una cadena de situaciones no tan positivas. La tecnología no es perfecta, a veces falla, también los seres humanos, muchas veces cometemos errores. Lo cierto es que si el daño no se repara a corto plazo, estos incidentes se vuelven una emergencia. Y si esta emergencia no es solucionada a mediano plazo, se vuelve una crisis. Lo que desencadenaría una pérdida de confianza de los clientes, abandono y por supuesto crisis en el retorno de la inversión al no cumplir con los objetivos.

Si se identifican a tiempo los fallos, pueden repararse a tiempo. Por eso las personas y la tecnología deben ir de la mano. La gestión requiere tanto habilidades técnicas como la capacidad de dirigir equipos, proyectos y procesos. Para lograr el éxito, hay que entender muy bien los fundamentos de seguridad, almacenamiento y análisis de información, las redes, hardware, software y marcos de gestión. No solo cada uno de ellos por aparte, también el funcionamiento de todos en conjunto para ofrecer valor al negocio.

Metodologías para la gestión de incidentes, emergencias y crisis:

En cuanto a las metodologías de gestión hay varias, entre ellas ITOM, ITSM e ITAM, que se destacan por los resultados que ofrecen relacionados con la correcta coordinación de los recursos, los sistemas, las plataformas, las personas y los entornos de TI.

¿En qué se diferencian y por qué reunirlos sería una de las mejores decisiones que podría tomar una organización?

Gestión de activos de TI – ITAM: es la gestión de registrar y contar los activos de hardware y software que componen la infraestructura de TI. Incluido servidores, enrutadores, redes, tecnología operativa, dispositivos conectados a Internet (IoT) y software que corre en estos dispositivos. Es un proceso para implementar, actualizar y desechar activos de TI, y monitorear su uso a lo largo del ciclo de vida.

Gestión de servicios de TI – ITSM: es la forma de gestionar la prestación de servicios de TI para satisfacer las necesidades de TI de una organización. Incluye monitoreo de las tareas relacionadas con el diseño, creación, entrega y soporte de servicios, gestión de cambios, de configuración y recuperación de la infraestructura ante crisis que se puedan presentar. Estandariza los procesos, reduciendo costos y riesgos de TI.

Gestión de operaciones de TI – ITOM: técnicamente, ITOM es un subconjunto de ITSM. Supervisa eventos y rendimiento de los procesos de actividades internas. Es un monitoreo de la gestión para llevar a cabo tareas diarias relacionadas con tecnologías y aplicaciones en la operación de la infraestructura de TI. Procesos de control y función, prácticas escalables, gestión del cambio, operaciones, medición y control.

Para que estos modelos sean efectivos, es crítico que las organizaciones conozcan su TI a profundidad. La integración de estos modelos permite a las organizaciones volverse más resistentes y proactivas para respaldar mejor las necesidades estratégicas. Si son combinados de forma coherente y se ajustan a las necesidades y objetivos de TI de la organización, pueden ofrecer mejores y mayores beneficios como:

  • Aprovechamiento de la automatización para eliminar interrupciones del servicio y aumentar la resiliencia
  • Visibilidad de los datos y los activos de TI en búsqueda para la toma de decisiones más acertadas
  • Ahorro en costos al mejorar el aprovechamiento de la automatización
  • Mayor agilidad al responder rápidamente a cambios y minimización de riesgos
  • Eficiencia operativa por la automatización de operaciones y servicios
  • Tranquilidad y seguridad al obtener un mapeo completo de los activos y vulnerabilidades

Integrar los modelos requiere de una planificación adecuada, no es fácil, pero una vez se logra aporta escalabilidad al valor y agilidad del negocio. Combinarlos puede llegar a ser una solución revolucionaria y arriesgada, pero donde se darán los resultados siempre y cuando los modelos estén bien gestionados. Cabe resaltar que es importante tener en cuenta que a los clientes solo les preocupa la rapidez con la que resuelve sus problemas. Y no qué aplicación o infraestructura utilice. Así que tomar la decisión correcta desde un comienzo, evitará dolores de cabeza a futuro.

Para concluir, podemos decir que el éxito de una infraestructura de TI en las organizaciones está determinado por la gestión que se desarrolla de las misma. Hay que alinearse bien, no solo al interior de la empresa, también con el cliente. Y hay que poner foco en la gestión, más allá de solo implementar tecnologías o estrategias sin fundamento.

¿Qué cree que es mejor para una empresa? Mejorar la productividad y ofrecer una ventaja competitiva en el mercado o enfrentarse a problemas de seguridad, conectividad y productividad por falta de gestión. Correcto, nadie quisiera estar pasando por las situaciones del segundo escenario. Por eso si en su empresa están considerando estructurar una infraestructura de TI, lo mejor es buscar un aliado experto respaldado por un equipo de profesionales que puedan ofrecerle una gestión adecuada para contar con una infraestructura de TI moderna, eficaz y estandarizada para soportar sus operaciones.

En Interfaz, contamos con los servicios, experiencia y personal certificado para ofrecer los resultados que busca y llevar su infraestructura de TI al siguiente nivel.

Fuente: Gartner

Be the 1st to vote.

¿Qué le pareció
este contenido?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbase para potenciar su conocimiento

Este sitio utiliza cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los códigos, mejorar la usabilidad, proporcionar funciones de redes sociales y analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre su uso de nuestro sitio con socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado del uso que haga de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa en nuestro sitio web.
ES/EN